INTERVENCIÓN PSICOLÓGICA EN LA VIOLENCIA DE GÉNERO

INTERVENCIÓN PSICOLÓGICA EN LA VIOLENCIA DE GÉNERO

La violencia de género es un tipo de violencia física o psicológica contra cualquier persona o grupo de personas que impacta de manera negativa en su bienestar social, físico, psicológico o económico.

Este término se utiliza para distinguir la violencia común de aquella que se dirige a individuos o grupos, constituyéndose en una violación de los derechos humanos.

CARACTERÍSTICAS

 

La violencia contra la mujer hace referencia a todo acto de violencia basado en la pertenencia al sexo femenino que causa o puede causar a la mujer un daño o sufrimiento físico, sexual o psíquico, incluyendo amenazas de tales actos, la coacción y la privación arbitraria de la libertad, tanto en la vida pública como en la privada.

 

TIPOS DE VIOLENCIA

 

Las formas en las que se ejerce esta violencia directa sobre la mujer son las siguientes:

 

Maltrato físico: Acciones de carácter intencional que conllevan daño y/o riesgo para la integridad física de la víctima. Comprende el uso deliberado de la fuerza, golpes, empujones, palizas, heridas, así como amenazas de hacer daño.

 

Maltrato psicológico: Son aquellas acciones intencionadas que conllevan un daño y/o riesgo para la integridad psíquica y emocional de la víctima, así como contra su dignidad como persona. Se puede manifestar de múltiples formas: insultos, humillaciones, vejaciones, amenazas, que son expresadas abierta o sutilmente. Este tipo de violencia no deja huella física en el cuerpo, pero sí produce un deterioro en diversos aspectos de la vida de quien lo sufre.

 

Maltrato social y ambiental: Son formas de maltrato psicológico, la reclusión o prohibición de relacionarse y la presencia de abuso y humillación en público, además el deterioro del entorno de la víctima, etc.

 

Maltrato económico: Acciones destinadas a controlar el aspecto económico de la vida de la víctima, prohibir sus decisiones sobre su patrimonio o dinero, controlar sus bienes, impedir el acceso a la información o el manejo del dinero o de otros bienes económicos.

 

Violencia sexual: Sometimiento de una persona a otra a mantener actividad sexual forzada por intimidación, coacción, chantaje o amenaza  u otro mecanismo que anule o limite la voluntad personal.

 

DETECTORES

 

LOS MICROMACHISMOS

 

Los micromachismos son la prueba evidente para ayudar a poder detectar la existencia de un machismo cotidiano, el cual continúa instaurado pero que no se reconoce fácilmente.

Este machismo convive con actitudes y creencias igualitarias aunque aflora con una persistencia muy continuada en el tiempo. Puede generar problemas en la salud de las mujeres, tales como:

 

  • Baja autoestima
  • Malestar difuso
  • Confusión e inseguridad
  • Daños en la relación y el vínculo de pareja

 

El termino micromachismo  hace referencia a comportamientos de control y dominio con una intensidad baja que acaban siendo naturalizados y que algunos hombres ejecutan impunemente, con o sin conciencia de ello.

Estos comportamientos sexistas se encuentran asentados en la sociedad actual, y dan lugar de forma directa a una desigualdad o resistencia a la aceptación de que tanto el hombre como la mujer poseen los mismos derechos.

Están presentes en las relaciones donde se reproducen los roles tradicionales machistas, pero también en las nuevas relaciones que, aparentemente, intentan seguir otro modelo de vínculo.

Poder identificar los micromachismos puede ayudar a reconocer el abuso psicológico en las relaciones, pueden ser utilizarlos también como indicadores para desvelar la desigualdad de poder en las relaciones incipientes o para detectar la violencia en fases de enamoramiento o de reconciliación. Suponen una forma de reconocer el machismo cuando todavía no llega a periodos o niveles más agresivos.

 

Los Micromachismos pueden ser directos o indirectos

 

 MICROMACHISMOS DIRECTOS

 

Incluyen aquellos en los que el hombre usa la fuerza moral, psíquica, económica o de su personalidad para intentar doblegar a la mujer:

 

  • La intimidación, dándose a entender una posible agresión si la mujer no obedece.

 

  • La toma repentina del mando, que incluye actos como el tomar decisiones sin consultar, ocupar espacios comunes, opinar sin que se lo pidan o monopolizar.

 

  • La apelación al argumento lógico, consistente en recurrir a la lógica y a la razón para imponer ideas o elecciones desfavorables para la mujer.

 

  • La insistencia abusiva, tratando de obtener lo que se quiere de forma que al final se acepte lo impuesto a cambio de zanjar el asunto.

 

  • Control del dinero.

 


MICROMACHISMOS INDIRECTOS

 

Incluyen aquellos en los que el hombre oculta su objetivo de dominio, por lo que pasan fácilmente inadvertidos. Entre ellos se destacan:

 

  • Creación de condiciones para que la mujer sea la figura prioritaria al cuidado de los hijos en común.

 

  • Maniobras de explotación emocional, que incluyen generar en la mujer sentimientos negativos, dudas sobre sí misma y dependencia.

 

  • Descalificaciones repentinas y continuas que dejan a la mujer indefensa.

 

  • Perdida de autorización a la hora de tomar decisiones lo que conlleva sentimientos de inferioridad en la mujer.

 

  • Paternalismo, tratando a la mujer como si fuera una niña.

 

  • Creación de falta de intimidad.

 

  • Engaños continuados, negaciones de sucesos evidentes.

 

  • La auto-indulgencia sobre la propia conducta perjudicial, eludiendo siempre la responsabilidad de la acción.

 

 

OTROS TIPOS DE VIOLENCIA

 

El Ciberacoso o Ciberbullying se define como el uso y difusión de información, real o ficticia, con ánimo lesivo o difamatorio y en formato electrónico.

Esta difusión puede realizarse a través de diferentes medios de comunicación digital como el correo electrónico, la mensajería instantánea, las redes sociales, etc. En resumen se trata de un acoso u hostigamiento a través de nuevas tecnologías.

El Grooming se define como el acoso o acercamiento a un o una menor ejercido por una persona adulta con fines sexuales, también a través de las redes sociales e Internet.

Consiste en la acción deliberada de establecer una relación y un control emocional sobre un niño o niña con el fin de cometer un abuso sexual, incluyéndose desde el contacto físico hasta las relaciones virtuales y la obtención de pornografía infantil.

 

 

CONSECUENCIAS DEL MALTRATO

 

CONSECUENCIAS EN LA SALUD

 

  1. Consecuencias mortales:
  • Homicidio
  • Suicidio

 

  1. Consecuencias no mortales:
  • Síntomas inespecíficos
  • Lesiones traumáticas
  • Afecciones genitourinarias
  • Problemas con el embarazo
  • Comportamientos de riesgo
  • Efectos en la salud mental
  • Efectos en los hijos e hijas

 

EFECTOS EN LA SALUD MENTAL

 

  1. Patologías agravadas
  2. Trastornos cognitivos y relacionales
  3. Depresión
  4. Desesperanza
  5. Baja autoestima
  6. Culpa
  7. Falta de proyección de futuro
  8. Miedo
  9. Pesadillas
  10. Recuerdos intrusivos
  11. Distanciamiento emocional
  12. Aislamiento
  13. Dificultades en el sueño
  14. Problemas de atención y concentración
  15. Irritabilidad
  16. Alerta y sobresalto

 

 

INTERVENCIÓN PSICOLÓGICA

 

A la hora de llevar a cabo una intervención psicológica es importante marcar unos objetivos primordiales a cumplir.

 

  • Valorar el riesgo: Se debe valorar la situación y establecer unas medidas de autoprotección bien definidas.

 

  • Percepción del maltrato: Reconocer la existencia de un ciclo de violencia y sus indicadores, identificar la tipología de la violencia sufrida y reconocer el impacto que dicha violencia ejerce sobre los hijos.

 

  • Cambios en la realidad social: Entrenar las habilidades sociales, fomentar el desarrollo de actividades en grupo y fortalecer el ámbito laboral.

 

 

PROGRAMA DE INTERVENCIÓN

 

El contacto psicológico es parte esencial en la intervención. El psicólogo debe empatizar con la víctima y permitir un desahogo natural y mostrar una escucha activa. La actitud del profesional debe ser tranquilizadora y reforzar la escucha, uno de los puntos importantes de la actividad psicológica debe centrarse en ayudar al paciente a canalizar y contener ciertas emociones siempre transmitiendo esperanza y empatía y mostrándose en un posicionamiento totalmente en contra de la violencia.

 

Por otra parte el papel del psicólogo en la acción es muy importante ya que informa de los recursos y derechos además de promover la toma de decisiones y valorar el riesgo existente.

 

Dentro de dichas funciones también se encuentra la de alejar a la víctima del agresor facilitándole recursos de acogida y elaborar un pensamiento positivo de ruptura evolutiva.

 

 

Desde Psiquefunciona contamos con personal cualificado para atajar estas situaciones y reconducirlas de manera drástica, no dudes en contactar con nosotros a través de nuestra página web o  si lo prefieres a través de nuestro Facebook  (Psiquefunciona)

No hay comentarios

Publicar un comentario