TRASTORNO LÍMITE DE PERSONALIDAD

TRASTORNO LÍMITE DE PERSONALIDAD

El trastorno límite de la personalidad (TLP) es una afección mental en la que una persona presenta patrones prolongados de emociones turbulentas o inestables. Estas experiencias interiores a veces llevan a tener acciones impulsivas y relaciones caóticas con otras personas.

Esta dificultad da lugar a cambios en el estado de ánimo, aumento de la impulsividad e inestabilidad, problemas de autoimagen, y relaciones interpersonales inestables. Pueden darse intentos frenéticos para evitar situaciones de abandono real o imaginario. El resultado de vivir con trastorno límite  de personalidad puede manifestarse con un comportamiento destructivo, como la autolesión o los intentos de suicidio.

Se estima que el 1,6% de la población adulta tiene TLP, pero este número puede alcanzar el 5,9%. Casi un 75% de las personas diagnosticadas con este trastorno son mujeres, pero investigaciones recientes sugieren que el porcentaje de hombres afectados puede igualar al de las mujeres. Anteriormente, los hombres con trastorno límite de la personalidad eran a menudo mal diagnosticados como trastorno de estrés postraumático o depresión.

 

 

SÍNTOMAS

 

Los síntomas del trastorno límite de la personalidad pueden incluir:

 

 

 

  1. Miedo al abandono

Las personas con TLP pueden sentir una gran ansiedad o miedo ante la idea de que pueden quedarse solos o ser abandonados, Esta sensación puede aparecer incluso cuando no hay motivo real para ello.

  1. Cambios de identidad

Se pueden presentar cambios bruscos sobre el estilo de vida, valores y amistades. Estos cambios extremos sin un sentido claro de quiénes son o hacía dónde se dirigen dan lugar a un cambio de vida radical.

  1. Extremismo

Las relaciones son percibidas como un todo o nada, donde ven a la otra persona o perfecta o totalmente un desastre. Pueden tener una relación en la que se comparta mucho tiempo con la otra persona e incluso compartir detalles íntimos, para más tarde encaminar la relación hacía el odio y la sensación de que la otra persona no le importa lo suficiente.

 

 

  1. Impulsividad

La impulsividad como manera de aliviar la angustia. Algunos ejemplos de comportamiento impulsivo son la conducción temeraria, juegos de azar, el gasto imprudente, atracones de comida y el abuso de drogas y alcohol, entre otros.

  1. Conducta suicida y autolesiones

Las personas con TLP se pueden dañar, de forma deliberada como una forma de distracción o con el objetivo de conseguir alivio para su angustia emocional. Los pensamientos suicidas también son comunes en las personas que viven con TLP.

  1. Ira

La ira es una emoción normal en el ser humano, pero en el caso de las personas con TLP  esta  se acrecienta de forma peligrosa, especialmente en las relaciones. Pueden luchar para hacer frente a su ira, que se puede expresar como un comportamiento agresivo o destructivo. No todas las personas con TLP son agresivas, pero el comportamiento asociado a la ira sin control puede causar problemas tanto para ellos como para las personas de su entorno.

 

 

CAUSAS

 

 

Actualmente Las causas del trastorno límite de la personalidad no se conocen con exactitud, aunque coinciden en que es el resultado de una combinación de factores:

 

  • Genética: Aunque no se ha podido demostrar que exista un gen que determine la existencia de dicho trastorno, existen estudios que demuestran que esta enfermedad presenta factores hereditarios, es más posible padecer trastorno límite de la personalidad si se tiene algún familiar con el trastorno.
  • Factores ambientales: Las personas que experimentan acontecimientos traumáticos en su vida, tales como abuso físico o sexual durante la infancia o negligencia y separación de los padres, tienen mayor riesgo de desarrollar el trastorno.
  • Funciones del cerebro: El funcionamiento del cerebro en las personas que padecen trastorno límite de la personalidad es distinto, esto significa que en dicho trastorno existen unos síntomas neurológicos comunes.

 

 

 

DIAGNÓSTICO

 

No existe ninguna prueba médica para diagnosticar el trastorno límite de personalidad,  para diagnosticar este trastorno es necesario la valoración de un profesional de la salud mental tras una entrevista psiquiátrica minuciosa.

 

 

TRATAMIENTO

 

El trastorno límite de la personalidad se trata principalmente con psicoterapia, pero se pueden usar también medicamentos. En algunos casos el médico también puede recomendar la hospitalización si la seguridad del paciente está en riesgo.

El tratamiento ayuda a aprender habilidades para controlar la enfermedad. También es necesario para cualquier otro trastorno mental, ya que es posible presentar un trastorno mental más, junto con el trastorno límite de la personalidad, como la depresión o el abuso de sustancias.

 

 

PSICOTERAPIA

La psicoterapia es la piedra angular para el tratamiento. Además de la terapia dialéctica conductual, que fue creada específicamente para el tratamiento del trastorno límite de la personalidad, existen otros tipos de psicoterapia que son eficaces.

La terapia dialéctica conductual (TDC)

se centra en la enseñanza de habilidades para combatir impulsos destructivos, Incluyendo trabajo individual, grupal y fomenta la práctica de técnicas de mindfulness. Se ha demostrado que la TDC es eficaz para reducir el comportamiento suicida, la hospitalización psiquiátrica, el abandono del tratamiento, el abuso de sustancias, la ira y las dificultades interpersonales.

La terapia cognitiva conductual (TCC)

ayuda a eliminar el pensamiento y el comportamiento negativos. El objetivo de esta terapia es reconocer estos pensamientos negativos y enseñar estrategias para afrontarlos.

Terapia basada en la mentalización (MBT)

La terapia basada en la mentalización es un tipo de terapia basada en la  conversación que ayuda a identificar los propios pensamientos y sentimientos en cualquier momento y crear una perspectiva diferente de la situación.

MEDICACIÓN

 

No existe medicación específica para el tratamiento de síntomas como  los del trastorno limite de la personalidad (el vacío, el abandono y la alteración de la identidad) pero puede ser útil para el tratamiento de otros síntomas como la ira, la depresión y la ansiedad. Esta medicación puede incluir estabilizadores del estado de ánimo, además de antipsicóticos, antidepresivos y ansiolíticos.

 

 

Desde Psiquefunciona contamos con personal cualificado para atajar estas situaciones y reconducirlas de manera drástica, no dudes en contactar con nosotros a través de nuestra página web o  si lo prefieres a través de nuestro Facebook  (Psiquefunciona) o Instagram (Psiquefunciona)

No hay comentarios

Publicar un comentario