Tratamientos traumáticos

Son las lesiones provocadas por algún factor traumático, las más comunes son:

 

 

Fracturas: Es la perdida de continuidad de un hueso total o parcial, debido a un factor externo o por estrés mantenido en el tiempo.

 

 

Esguinces: Es una lesión en los ligamentos donde se produce un sobre estiramiento de estos y que puede provocar su rotura. En función de la gravedad y de si su rotura es parcial o total se diferencian en esguinces de grado I, grado II y grado III.

 

 

Tendinitis: Es la inflamación de un tendón por exceso de uso y movimientos repetitivos. Suele dar dolor en la zona de origen o inserción y es común en personas que realizan actividades diarias repetitivas como podría ser un carnicero o alguien que trabaja en una cadena de montaje.

 

 

Distensiones y roturas fibrilares: Es cuando un músculo es sometido a un exceso de estiramiento brusco se produce una distensión que si es excesiva y supera su capacidad máxima de estiramiento puede provocar una rotura de las fibras musculares. Suele dar en el momento un dolor tipo pedrada en una zona concreta y normalmente aparece un hematoma importante.

 

 

Contusiones: Es la consecuencia de un golpe fuerte, suele dejar un hematoma que da dolor y puede dificultar el movimiento.